Teletrabajo, e-Learning, y ocio online : ¿Llegaron para quedarse?

24 Febrero 2021



El confinamiento que comenzó en marzo de 2020 introdujo en el panorama social nuevas paradojas. Una familia normal utilizaba internet en su casa para algunos momentos de ocio y, en los casos en los que hay niños o jóvenes, para complementar los estudios.

La pandemia trajo consigo nuevas necesidades y por lo tanto, nuevas oportunidades. Desde eConectia nos preguntamos ¿Serán el teletrabajo, el e-learning y el ocio online herramientas indispensables para la sociedad?

 

Por un lado, durante el último trimestre de 2020, la compra de portátiles alcanzó su nivel más alto debido, no solo al teletrabajo, sino también al aumento de la demanda por parte de consumidores particulares. Estos los utilizaban tanto para seguir clases online, como para entretenimiento (desde el gaming hasta las compras por internet, pasando por las tardes de pelis en plataformas de streaming). 

Por otro lado, las conexiones a internet aumentaron prácticamente el doble y durante más tiempo a lo largo del día. La exigencia de un servicio estable y con gran capacidad creció muchísimo. 

 

El teletrabajo ya funcionaba antes de la Covid-19, pero su uso ha aumentado tras ella. Según un nuevo estudio del Institute for Business Value (IBV) de IBM, la gestión del teletrabajo a nivel mundial sigue siendo una prioridad para el 50% de las empresas con mejor rendimiento. Para el 53% de los CEOs encuestados, los factores tecnológicos tendrán un impacto significativo en las empresas españolas.

En España, el 80% cree que el cloud, o nube, es una de las tecnologías que más cambiarán sus negocios en los próximos años. También incluyen la Inteligencia Artificial y el Internet of Things (IoT). El IoT describe la red de objetos físicos como el software y otras tecnologías con la finalidad de conectar e intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de la red.

 

Los estudiantes también han sufrido un gran cambio a la hora de aprender. El conocido e-learning ha abierto un abanico de necesidades a nivel académico. A pesar de que ya se utilizaban plataformas como las aulas virtuales o la nube para complementar la actividad de clase y gestionar trabajos grupales, el salto de presencial a online ha sido abismal. No solo ha sido un importante cambio de formato, sino que ha tenido que hacerse de forma inmediata, con todos los inconvenientes que eso representa.

El e-Learning supuso un reto tanto para los alumnos, que han tenido que adaptarse a la nueva modalidad y disponer de los equipos necesarios, así como de una buena conexión a internet como para las instituciones, que han tenido que desarrollar softwares específicos para poder examinar a los alumnos e implementar el uso de plataformas que estaban más dirigidas a entornos profesionales, como Zoom, Meet, Microsoft Teams, etc., para poder impartir las clases.

 

Finalmente, el ocio online ha sido uno de los grandes ganadores durante el confinamiento, y también ahora con las restricciones de movilidad impuestas prácticamente en todo el territorio español. Primero, al no poder salir de casa, se buscaron alternativas caseras, tanto online como offline. En muchos casos, acabó ganando lo online. Plataformas de series y películas como Netflix, HBO o Amazon Prime aumentaron sus suscriptores durante el segundo trimestre de 2020. El mundo del gaming también ganó adeptos. Los visionados de partidas en streaming o el juego online en grupo tuvo cifras astronómicas. 

 

El universo de internet es muy amplio. Las posibilidades son infinitas. Está claro que las nuevas formas de trabajo, de estudio y de ocio han llegado para quedarse.

 

 

Categorías: Actualidad




Compartir:



Comentarios:

WhatsApp

Messenger