Internet de las cosas: 3ª revolución industrial

16 Junio 2016

internet de las cosas


Imagina que puedes irte a correr y programar tus zapatillas para que envíe todos los datos de tu ejercicio a la nube. Imagina que estando en el supermercado puedes saber qué necesitas comprar porque tu nevera te avisa de lo que te falta. Imagina que antes de salir de casa puedes seleccionar dónde aparcar para no perder tiempo (y carburante) dando vueltas hasta encontrar sitio. Todo eso tiene nombre: el Internet de las cosas o “IOT” (Internet of the things). No es el futuro, no es una película de ciencia ficción, el internet de las cosas es dotar a los objetos cotidianos de conectividad a internet y por tanto de inteligencia; y eso es ya el presente.

La consultora líder en el sector, Gartner, calcula que en 2020 entre 22.000 y 50.000 dispositivos estarán conectados a la red y que en 2025 se llegarán a cifras desorbitadas como 1 billón.

A parte de las Smart homes es cómo se denominan las casas con objetos domésticos conectados a internet (como por ejemplo electrodomésticos, persianas, lámparas, etc). Por otra parte, una de las aplicaciones más interesantes es la de las Smart cities, estas ciudades inteligentes estarán totalmente equipadas con sensores y radares para conseguir mayor comodidad tanto a ciudadanos como a gobernantes.

Podemos poner de ejemplo a Santander, ciudad que ya ha empezado a utilizar el IoT en sus calles, dotando de sensores a papeleras, farolas, árboles, edifico o incluso en vehículos. Con ello han conseguido una reducción sustancial de emisiones, mejorar la participación ciudadana o disponer de información para la planificación urbana.

Las grandes ciudades son las llamadas a convertirse en Smart Cities con dos beneficios: la comodidad y la subida de inversión. Se estima que en 2020 se invertirá en las ciudades inteligentes alrededor de 315.000 millones de €, es más, la Unión Europea subvencionará con 10 veces más presupuesto a aquellas ciudades que lo quieran implantar.

¿Está la sociedad preparada para implantar esta tendencia? Uno de los principales riesgos que encuentran los expertos es que se quebrantaría de manera más fácil la privacidad de las personas. Pero, también se plantean beneficios, como por ejemplo la dificultad de robo, ya que al estar todos los objetos conectados se podrá saber dónde están en cada momento.

Guardar





Compartir:



Comentarios:

We use Cookies | More info
Cookies Preferences
WhatsApp

Messenger