Tapar la webcam del portátil ¿es necesario? ¿nos espían?

7 Marzo 2019



La sociedad moderna se divide en dos grupos de personas, los que tapan la webcam de su portátil y los que no. Cada vez son más los usuarios que deciden cubrir con una pegatina el objetivo de su webcam. ¿Es necesario taparla? ¿podría alguien acceder a nuestra webcam y espiarnos a través de ella?

Creepware: programas para acceder a la webcam o micrófono

Según expertos en el ámbito de la seguridad informática, tanto la webcam como el micrófono de nuestro portátil u otros dispositivos móviles, son relativamente sencillos de “hackear” para acceder a ellos, por lo tanto la respuesta es evidente.

Existen troyanos especializados con este propósito de manejar nuestra webcam o activar el micrófono de nuestros dispositivos  para espiar al usuario como principal objetivo (creepware). 

Los expertos también coinciden en que el micrófono de nuestros dispositivos es más comprometido que la webcam, sobre todo en un entorno laboral. Además debemos tener en cuenta que inhabilitar la webcam es muy sencillo (basta con una simple pegatina), mientras que para inhabilitar un micrófono debemos de acceder a la configuración del sistema y en determinados dispositivos es algo muy poco práctico.

¿Nos escuchan nuestros dispositivos? ¿Cómo puedo desactivar el micrófono?

Además del malware que puedan introducir otros usuarios en nuestros dispositivos, en la actualidad la mayoría de dispositivos ‘smart’ incluyen micrófonos que también nos escuchan. No sólo móviles o portátiles sino también televisores, consolas o asistentes inteligentes.

Cada vez salen a la luz más noticias relacionadas con este asunto; la popular aplicación “Shazam” mantiene el micrófono activo continuamente para dar una respuesta más rápida al usuario, lo mismo ocurre en la mayoría de asistentes que están a la espera de que pronunciemos el comando de voz  que los activa (“Oye Siri”, “Ok, Google”, “Alexa” …).

Tanto en Android como iOS podemos denegar el acceso al micrófono desde las opciones de privacidad de las aplicaciones y podemos seleccionar que aplicaciones queremos que tengan este acceso y cuáles no. Lo que debemos tener en cuenta es que en muchos casos la funcionalidad de la aplicación puede depender de este acceso (como es el caso de Shazam que comentábamos).  

En MAC podemos utilizar aplicaciones como OverSight que avisan cuando una aplicación está accediendo al micrófono o a la webcam y también nos da la opción de habilitar o bloquear el acceso. Por su parte, en Windows podremos configurar nuestra privacidad desde [Windows] > [Configuración] > [Privacidad].

Entonces, ¿debería tapar mi webcam?

El debate está servido. Si deseas proteger al máximo tu privacidad tendrás que renunciar a algunas aplicaciones, asistentes virtuales y otras facilidades que nos brindan las aplicaciones y softwares inteligentes.

Por si no había quedado claro: SÍ, nuestros dispositivos nos escuchan, aunque en la mayoría de casos es para facilitar su funcionamiento y la velocidad de respuesta y no con un objetivo de espiar (o eso nos cuentan). Y volviendo al tema inicial, también SÍ, es posible que a través de creepwares puedan acceder a nuestra cámara y micrófono (de cualquier dispositivo), por lo que tapar la webcam y llevar un control de tu privacidad es más que recomendable.

Categorías: Actualidad




Compartir:



Comentarios: